Abrisud - Cubiertas para piscinas
Ps Pool
BSV

Las Piscinas de Acero

La piscina de acero es un producto que nace en Norteamérica (USA Y CANADA) hace ya más de cuatro décadas. Es un sistema que se ha ido desarrollando poco a poco y que se introdujo en el mercado europeo hace aproximádamente 20 años.

  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
Actualmente, se trata de un producto que se va consolidando en el mercado español gracias a su resistencia, su rápida instalación y amplia durabilidad.

Esto no quita para que todavía en estos momentos, haya un alto porcentaje de clientes potenciales que ni siquiera conocen su existencia, a diferencia de sistemas más conocidos como la piscina de poliéster o de hormigón, lo que no quiere decir en absoluto, que sea de menor calidad.

Igual que dentro de los diferentes tipos y fabricantes de piscinas de poliéster o de hormigón, nos encontramos con todo tipo de calidades, la piscina de acero no es una excepción y nos podemos encontrar de todo.

En cualquier caso, debemos explicar que dentro de lo que se llama piscina de acero, hay dos tipos de piscina muy diferenciados; la piscina de acero visto y la piscina de acero revestida con liner o lámina armada:

  • La piscina de acero visto es una piscina en la que el acero representa todo el vaso de la misma y no lleva ningún tipo de revestimiento. En general, suele tratarse de un producto muchísimo más caro que la piscina de acero con revestimiento de liner. Suelen estar construidas en acero inox 316L (con protección marina) y están más dirigidas a su uso en centros deportivos, centros termales, spas, hoteles…más enfocadas a un uso “público” y con un mantenimiento diario, aunque comienza a ser demandada por clientes que buscan exclusividad para su piscina privada.
  • La piscina de acero con revestimiento de liner o lámina armada, es la generalmente utilizada para el uso privado. En ella, la superficie de acero representa la estructura perimetral del vaso de la piscina (establecida mediante la unión de paneles de distintos tamaños y formas en función de la piscina a instalar). Posteriormente, se reviste con lo que se llama liner (un polivinilo) o lámina armada, que es lo que realmente garantiza la estanqueidad de la piscina. En este caso, el acero actúa fundamentalmente como garantía estructural, no de estanqueidad. Su precio suele ser mucho más económico que el de las piscinas de acero visto (varía en función del fabricante y sus calidades). Muchos fabricantes las suelen llamar “piscinas en kit”.

A continuación, haremos una sencilla clasificación de los distintos tipos de acero utilizados actualmente en la construcción de piscinas de acero con revestimiento de liner o lámina armada.

En primer lugar, debemos diferenciar entre las estructuras de paneles de acero inoxidable y las estructuras de paneles de acero galvanizado:

  • Panel de acero inoxidable: Independientemente del grosor del panel, se trata de paneles de acero tratados para conseguir una protección inoxidable. Como es lógico, no todo acero inoxidable es igual, de hecho los más comunes serían el acero 304 ó 316 (ambos sin protección marina) o el acero 304L o 316L (ambos con protección marina). Dentro de los paneles sin protección marina, el 316 es mejor que el 304, e igualmente en el caso de los aceros con protección marina, ambos son mejores que un panel de acero sin protección marina y el 316L es superior al 304L. Como es de entender, todo esto afecta a su precio, a su calidad, a su resistencia y a su durabilidad.
Habitualmente el acero inoxidable sin protección marina es más utilizado en piscinas sobre superficie, en las cuales no necesitamos tanto resistencia del material ante las presiones y en las que el deterioro producido por el aire o por las posibles inclemencias ambientales es menor que el deterioro que pueden sufrir al estar enterradas, con las constantes corrientes creadas en el terreno.

En cambio, los paneles de acero inoxidable con protección marina sí están especialmente preparados para aguantar el deterioro de tener su superficie enterrada bajo tierra y como no para aguantar sin problema el tratamiento, cada vez más habitual en las piscinas privadas, mediante cloración salina (agua con una ligera proporción de sal).

Un ejemplo en el que se podemos ver  rápidamente como cada tipo de acero inoxidable reacciona ante un mismo estímulo es el caso de las escaleras metálicas (generalmente de acero) utilizadas en las piscinas. Si disponemos de una escalera de acero inox 304 y comenzamos a utilizar un clorador salino para el mantenimiento de agua de esa piscina, veremos que rápidamente, en cuestión de días, esa escalera comienza a oxidarse (nada recomendable). En cambio, si esa escalera fuera de acero inoxidable con protección marina (L), no presentaría ningún tipo de cambio.

El principal inconveniente del acero inoxidable con protección marina frente al acero inoxidable estándar es que su precio es bastante superior, con lo que no resulta muy rentable. 
  
  • Panel de acero galvanizado: Quizás este sea el sistema más utilizado y con mayor número de alternativas. Las diferencias se basarán fundamentalmente en el tipo de galvanizado (en frío o en caliente) y en la cantidad o grosor de galvanizado por m2. Es decir:
- Galvanizado en frío. Se trata de una sobre protección dada sobre la superficie del panel, generalmente de modo manual (galvanizado líquido o spray).

- Galvanizado en caliente. Se suele sumergir el panel de acero en unos depósitos en los que se encuentra el galvanizado a muy altas temperaturas (por encima de los 250º) y así el galvanizado se adhiere al panel.

NOTA: Obviamente, el galvanizado en caliente habitualmente es más caro y más resistente.
 
Por otro lado, nos encontramos con la diferencia de grosor de galvanizado, lo cual nos hablará más a las claras de la calidad del panel. A mayor cantidad de galvanización, mayor durabilidad y mayor resistencia a presiones.

El galvanizado no es una protección que vaya a durar por los siglos de los siglos, de hecho es una protección que va disminuyendo con el paso del tiempo, por lo que cuanto mayor sea el grosor de esa protección, mayor será la vida útil del material.

Actualmente, en el mercado español nos podemos encontrar con paneles de acero galvanizado con una concentración de galvanizado que no llega a los 100 gr/m2 hasta paneles de acero con una muy alta concentración de galvanizado, hasta 850-1000 gr/m2.

Como nos podemos imaginar, ni los precios, ni las calidades, ni las garantías son iguales. Por eso, resulta de especial importancia conocer todas las especificaciones técnicas del panel de acero que nos están ofreciendo. No resulta, a primera vista, una información difícil de encontrar, pero se da el caso en el que algunos fabricantes prefieren omitir dicha información, pudiéndonos imaginar las razones…

Se da también la circunstancia de que últimamente se está generalizado el uso de membranas, de revestimientos de pvc, mejor o peor conseguidos, patentados o no, que en principio, actúan más bien como un protector del panel durante su transporte o manejo, así como un retardante en el deterioro del galvanizado. Es decir, esa sobreprotección sobre el galvanizado, lo que hace es proteger en parte el panel para que no se produzca un mayor deterioro, previo a su instalación, e igualmente consigue que el tiempo que tarda en llegar el deterioro al galvanizado, del terreno, de la humedad, etc, sea mayor.

Otros aspectos que también son importantes a la hora de valorar las calidades de los paneles de acero que nos están ofreciendo, son tanto el grosor del panel (sin contar la galvanización), así como su forma (lisa u ondulada) y el tipo de garantía que ofrece:

  • Grosor del panel. Puede variar enormemente, y esto afectará de forma directa a su precio, su calidad y su resistencia. No es lo mismo un panel de un grosor de 1 mm, que otrote 1,5 mm, que otro de 1,75 mm, que otro de 2 mm, que otro de 2,25 mm, etc. Es un aspecto independiente al de la concentración de galvanizado.
  • Forma del panel. liso o ondulado. Esto va a afectar directamente a la forma de las paredes de nuestra piscina. Cuando nuestro panel sea lisa, no diferenciaremos la pared de cualquier otra estructura de hormigón o similar que nos pudiéramos encontrar. Sería como cualquier otro muro liso, sea cual sea el material. En cambio, el panel ondulado implica que la pared de nuestra piscina presente unas ligeras ondulaciones, no es totalmente liso. Por otro lado, si es importante valorar que a igualdad de condiciones, esto es, misma concentración de galvanizado, mismo grosor de panel, misma membrana protectora del panel, etc,  la resistencia a presiones que plantea un panel ondulado es mayor que la de un panel liso.
Garantías del panel. Aquí solo diferenciaremos entre las garantías decrecientes o prorrateadas y las garantías 100% efectivas. Esto es:

  • Garantía decreciente o prorrateada. El porcentaje en el que el propietario está cubierto va disminuyendo con el paso del tiempo, desde el 100% inicial hasta el incluso 5% transcurridos unos años.
  • Garantía 100% efectiva. El propietario está cubierto al 100% en las garantías de su panel, por el periodo establecido por el fabricante (10, 15, 20 años).

Lo más habitual es que se trate de garantías decrecientes o prorrateadas.

En cualquier caso, debemos entender que todos estos aspectos analizados de modo independiente, no nos van a determinar si un panel, en su conjunto, es mejor o peor, sino que deberemos analizar todos estos aspectos relacionándolos unos con otros para establecer una valoración objetiva de cada panel.

Está claro también, que el mejor panel no es siempre el más adecuado, puesto que las necesidades de cada cliente son distintas y lo que tenemos que buscar es aquella alternativa que más se ajuste a nuestras necesidades.

En cuanto al revestimiento habitual de las piscinas de acero, suele ser el liner o la lámina armada, aunque van surgiendo nuevas alternativas a este sistema.