Abrisud - Cubiertas para piscinas
Ps Pool
BSV

Piscinas con profundidad uniforme o con pendiente, ¿qué es mejor?

Uno de los aspectos a valorar a la hora de construir una piscina es qué profundidad nos interesa que tenga y si hacemos toda la piscina igual o con distintas medidas.

  • image

Y no se trata de un tema sin importancia, ya que en la mayoría de las ocasiones, nos plantemos el tener piscina para toda la vida y el equivocarse con la profundidad, puede hacer que en lugar de un espacio de placer y relax, se convierta en un suplicio.

Por ello, resulta especialmente importante el tener claro para qué queremos la piscina, qué personas van a usarla habitualmente y cómo deseamos disfrutarla. Si no lo tenemos claro, es posible que tengamos un problema en el futuro.

No es lo mismo si queremos una piscina para descansar, pegarnos un chapuzón de vez en cuando para refrescarnos, que querer utilizarla para que los niños hagan un poco "el bestia" tirándose "a bomba" y demás.

Tampoco será lo mismo, si la piscina va a ser utilizada únicamente por adultos o por niños pequeños o por personas con dificultades motoras, etc.

O por ejemplo, para un espacio público dónde se quieren realizar actividades en el agua como aquagym, aquabike, etc... o simplemente para nadar y nadar.

Un dato a tener en cuenta; la mayoría de usuarios de una piscina pasan la mayor parte del tiempo en su interior, en aquel lugar dónde están más cómodos, generalmente donde hacen pie y no tienen dificultad para mantener la cabeza fuera del agua.

¿Esto qué quiere decir? Pues que lo normal es que si tienes una piscina con mucha profundidad o con mucha pendiente entre unas zonas y otras, probablemente se esté aprovechando un espacio muy pequeño de la misma, y posiblemente, cuando la piscina esté siendo utilizada por varias personas, éstas se apelotonen en un espacio reducido, sin importar el tamaño total de la piscina.

Por tanto, nuestra recomendación es que si el objeto de tu piscina es el que sea un espacio de esparcimiento y disrfrute, "haz que sea cómoda".

En los últimos tiempos, se está generalizando la construcción de piscinas con un fondo plano (continuo) y no demasiada profundidad, entre 1,30 y 1,60 mts aproximadamente.

Se trata de unas profundidades que en la mayoría de los casos nos permiten disfrutar de la piscina a largo plazo. Por un lado desde un  punto de vista meramente lúdico pero que al mismo tiempo nos pueden permitir nadar sin problemas de tocar el fondo de la piscina.

Cierto es que cuando tenemos niños pequeños en casa o somos muy altos, estás medidas nos pueden parecer excesivas o muy cortas respectivamente pero debemos tener en cuenta que si ponemos por ejemplo, una zona de profundidad muy reducida para niños pequeños, con el paso de los años se convierta en un espacio muy poco utilizado.

Por contra, si ponemos una profundidad muy elevada porque somos muy altos, tendremos el problema de que personas de estatura noemal no estarán tan cómodos en nuestra piscina.

Al fin y al cabo se trata de un tema de gustos y necesidades de cada uno...

En cuanto a piscinas dirigidas a la realización de actividades colectivas, lo más adecuado es que se sean piscinas con fondo plano y no muy profundo, entre un metro y un metro veinte, permitiéndonos realizar bien la actividad y estar sumergidos lo estrictamente necesario.

Respecto a las piscinas con pendiente, nuestra recomendación es la misma; que sea una piscina cómoda.

Si queremos disfrutar de una piscina con diferentes profundidades, es recomendable que el paso entre unas y otras profundidades, resulte cómodo y seguro, evitando resbalones y zambullidas repentinas en la piscina.

Lógicamente, este es un punto que estará directamente determinado por la medidas de la piscina, largo y ancho, y las diferentes profundidades que estemos valorando.

Una posibilidad que sí recomendamos valorar, ya sea para piscinas con fondo plano o uniforme, o en piscinas con pendiente, es el contar con un espacio de playa (profundidad muy reducida) o bien escaleras interiores de acceso, también llamadas "de obra" donde, tanto niños como adultos puedan estar en contacto con el agua pero sin más preocupaciones.

En cualquier caso, sin ánimo de ser pesados, hagámos de nuestra piscina un espacio cómodo. De no ser así, no la disfrutaremos igual.