Abrisud - Cubiertas para piscinas
Ps Pool
BSV

¿Cómo puedo ahorrar en mi piscina?

Los propietarios de piscina son cada vez más conscientes de la necesidad de ser capaces de ahorrar, no sólo en el agua, también en el consumo energético asociado al funcionamiento y mantenimiento.

  • image

Por otro lado, cierto es también que no todos sabemos como lo podemos conseguir.

Con este artículo pretendemos ayudaros mediante algunas ideas y ejemplos, que nos pueden ayudar de cara a ser capaces de aumentar la sostenibilidad y la eficiencia de nuestra piscina, reduciendo al máximo los gastos derivados.

Cómo hemos mencionado antes, no debemos centrarnos sólo en ahorrar en el consumo de agua de la piscina, lo cual, por otro lado, resulta sumamente importante. También debemos ser capaces de reducir el consumo de energía asociado a nuestra piscina.

En ambos casos, nuestro bolsillo lo notará, pero también la calidad del agua...porque ahorrar no implica perder calidad. De hecho, realizando un mantenimiento correcto con los equipos adecuados, lograremos disfrutar de agua más saludable.

Precisamente, este aspecto resulta primordial a la hora de ahorrar. Cuanto más tiempo seamos capaces de mantener el agua en perfectas condiciones, menos necesidad de tirar agua y añadir agua nueva. Para ello, tanto el seguir una serie de pautas como el utilizar determinados productos o equipos, resulta muy recomendable:

FILTRACION NOCTURNA, EN HORAS DE MENOR EXPOSICIÓN AL SOL O DE MENOR CONSUMO ELÉCTRICO

Uno de los grandes problemas que nos pueden surgir en la piscina es la evaporación de agua. Cuanto mayor sea la temperatura del agua y su exposición al sol, mayor es la evaporación, lo cual también conlleva un mayor consumo de los productos químicos que estemos utilizando para mantener el agua.

Por ello, si aprovechamos para realizar este proceso durante la noche, lograremos que su efectividad sea mayor. Además, es muy habitual que las tarifas eléctricas durante la noche supongan un coste inferior a otros momentos del día, por lo que también resulta recomendable por este aspecto.

CUBRIR LA PISCINA

Este es un aspecto muy a tener en cuenta, ya sea mediante un cobertor o lona de invierno, un cobertor solar o directamente cubiertas de diversos tipos, en función del uso que se le quiera dar.

Una cubierta disminuye enormemente la evaporación de agua con el consiguiente ahorro, además de ayudar a mantener más limpia la piscina, mantener la temperatura del agua y en la mayoría de los casos, ampliar la seguridad.

UTILIZAR BOMBAS DE VELOCIDAD VARIABLE O VARIADORES DE FRECUENCIA

El uso de este tipo de bombas de filtración poco a poco se va instaurando en el mercado aunque su principal hándicap es la diferencia de precio respecto a bombas de filtración estándar. Otra alternativa, generalmente más económica es el uso de variadores de frecuencia que se puedan adaptar a la bomba de filtración ya existente. En la actualidad, ya podemos encontrar variadores de frecuencia especificamente diseñados para piscinas. Así ya no resulta necesario el utilizar variadores que inicialmente están diseñados para múltiples usos y que pueden resultar algo más complejos en su utilización.

Igualmente, en el mercado podemos encontrar diferentes modelos de bombas de velocidad variable con diferentes características técnicas y precios diversos.

Recordemos que la principal ventaja de este tipo de productos es que tenemos la posibilidad de adaptar la potencia de uso de la bomba en función de las necesidades. De este modo, evitamos el que la bomba funcione con la misma potencia y por tanto, el mismo consumo durante todo el periodo de filtración, lo que habitualmente se traduce en un exceso de potencia de funcionamiento con el consiguiente exceso de gasto.

NUEVOS SISTEMAS DE DESINFECCIÓN

Aunque el uso de los productos químicos es algo que está muy instaurado en nuestro mercado, cada vez resulta más habitual el equipar las piscinas con diferentes sistemas de desinfección como cloración salina, ultravioleta, hidrólisis, etc, que nos pueden ayudar a reducir las necesidades de utilizar producto químico en la piscina y que repercutirá directamente en una mayor calidad de agua y una mayor durabilidad de la misma, con la consiguiente reducción en la necesidad de aportar agua nueva a la piscina.

USO DE PROGRAMADORES O SISTEMAS DE CONTROL

Existen multitud de equipos que nos permiten desde simplemente, programar las horas a las que queremos que la piscina se ponga a filtrar, hasta los más completos que mediante sistemas domóticos conectados a los diferentes equipos de nuestra depuradora, nos permiten llevar un control total a distancia, y pudiendo optimizar el uso de todos ellos para lograr un menor consumo y agua de mayor calidad.

UTILIZAR LIMPIAFONDOS ELÉCTRICOS

Una buena limpieza del agua de la piscina resulta primordial para una mayor calidad y un uso más prolongado. Hace unos años, se puso de moda el uso de los llamados limpiafondos hidráulicos, que utilizan la potencia de la bomba de filtración de la piscina, para poder funcionar. Aunque consiguen su cometido de limpiar la piscina, tienen dos inconvenientes fundamentales.

Por un lado, al utilizar la bomba de filtración de la piscina, esto implica consumo eléctrico.

Por otro lado, precisamente al utilizar la filtración de la piscina, limpian el agua de la piscina, pero la suciedad se mantiene en el filtro de la misma, por lo que si queremos mantener la capacidad de limpieza, cada cierto tiempo deberemos realizar un lavado de filtro y su correspondiente enjuague, durante los cuales tiramos agua de la piscina y necesitamos aporte extra de agua para mantener el nivel correcto en la piscina.

Por todo esto, los limpiafondos eléctricos, resultan muy recomendables. Por un lado, habitualmente su consumo eléctrico es más reducido y además necesita menos horas de funcionamiento para lograr la misma limpieza que un hidráulico. Por otro lado, los limpiafondos eléctricos llevan su propio filtro, por lo que una vez se ha llenado, tan solo debemos vaciarlo y limpiarlo, pero en ningún caso, necesitaremos de hacer uso alguno del sistema de filtración de la piscina.

MANTENIMIENTO HABITUAL (LIMPIEZA DE SKIMMER, CESTILLOS DE LA BOMBA, PREFILTROS, ETC)

Cuanto más tiempo estemos sin hacer un mantenimiento de nuestra piscina, más posibilidades habrá de que posteriormente necesitemos realizar más gastos extras. Un mantenimiento más o menos habitual, nos permitirá mantener más tiempo el agua en perfectas condiciones. Por todo ello, resulta recomendable revisar los cestos de los skimmers de la piscina, el cestillo de la bomba de filtración o incluso de prefiltros (multiciclónicos) si los hubiere, de modo que evitemos la acumulación de suciedad que pueda luego pasar al filtro y nos obligue a un mayor número de lavados del mismo. Además, cuanto menos sucia esté la piscina, menos posibilidades de deterioro. Por tanto, más tiempo de uso para la misma agua.

Dependiendo del profesional al que preguntenmos, hay algunos que abogan por parar la filtración de la piscina fuera de la temporada de baño, cubrirla y utilizar tratamiento químico de choque para recuperar el agua de cara a volver a bañarse.

Otros, abogan por mantener la piscina filtrando durante todo el año, lógicamente reduciendo las horas de filtración diaria o incluso filtrando más horas pero únicamente un día a la semana.

Nosotros, somos más de esta segunda alternativa, más si cabe si en nuestra piscina estamos utilizando sistemas de cloración salina u otros sistemas que necesitan de mucho menor aporte de producto químico. De este modo, el consumo fuera de temporada será muy reducido y compensará de cara a no tener que gastar más en producto químico cuando queramos empezar a bañarnos de nuevo.

UTILIZAR MEJORES MEDIOS FILTRANTES

En nuestro mercado, los llamados filtros de arena son los más utilizados, pero transcurrido un cierto tiempo de uso, van reduciendo su capacidad de limpieza, se van apelmazando y finalmente resulta necesario a cambiar la arena de su interior para poder volver a una capacidad adecuada de limpieza. Actualmente, ya existen en el mercado otros medios filtrantes que en algunos casos, superan la capacidad de limpieza de la arena de sílice o silex y además son capaces de mantener durante mucho más tiempo esa efectividad. Este es el caso, oor ejemplo, del AFM, el mejor medio filtrante para piscina según el IFTS.

ILUMINACIÓN MEDIANTE TECNOLOGÍA LED O DE BAJO CONSUMO

Muchas de las piscinas existentes cuentan con iluminación subacuática, en su mayoría, halógena. El cambio a otras tecnologías de menor consumo como por ejemplo, los focos LED, implicarán un mucho menor consumo eléctrico y además una mayor durabilidad de la lámpara.

CALENTAR EL AGUA MEDIANTE SISTEMAS MÁS ECOLÓGICOS

Cada vez es más habitual el que los propietarios de piscina se planteen climatizar su piscina de cara a poder disfrutar más tiempo de ella. Para ello, resulta fundamentar mantener el agua a una temperatura agradable para el baño. De cara a calentar el agua de la piscina, existen diferentes sistemas y aunque no siempre es posible utilizar la opción más económica puesto que las necesidades de cada piscina son distintas, sí que es recomendable que siempre que sea posible se utilice el método más eficiente. Así por ejemplo, nos encontramos con que las bombas de calor para piscina en muchos casos consumen sólo un 20% de electricidad respecto a otros calentadores eléctricos.

Así también, el calentamiento mediante equipos alimentados por energía solar pueden resultar muy interesantes, sobre todo, en lugares con muchas horas de sol (los paneles solares o equipos similares suelen perder efectividad en lugares con muchas nubes o con poca o débil exposición al sol).

NO VACIAR LA PISCINA

A no ser que resulte absolutamente necesario vaciar la piscina ante la imposibilidad de recuperar el agua existente, no es recomendable el vaciarla.

Por un lado, no es recomendable desde un punto de vista estructural; no hay que olvidar que el agua del vaso de la piscina actúa también como resistencia ante el empuje que realiza el terreno exterior sobre las paredes de la piscina.

Por otro lado, resulta obvio que al vaciar la piscina, necesitaremos agua nueva para volver a rellenarla...más consumo, más gasto (a no ser que contemos con un pozo de agua que nos surta de agua, sin ningún gasto para nosotros; aunque sí así fuera, deberíamos "sacar" nuestra conciencia ecológica...).

ALMACENAR AGUA DE LLUVIA

Este es un aspecto que no es viable en un gran número de casos, pero que siempre que sea posible, nos puede ayudar a utilizar agua "sin gasto".

Algunos de las recomendaciones planteadas necesitan de una importante inversión inicial para la adquisición de los equipos correspondientes, pero en nuestra opinión, resultan rentables ya que transcurrido un cierto periodo de tiempo, generalmente corto, son amortizados y todos los beneficios generados compensan esa inversión inicial.

Quizá te puedan interesar estos artículos