Abrisud - Cubiertas para piscinas
Ps Pool
BSV

La Piscina de Hormigón

La piscina de hormigón es posiblemente el sistema constructivo más conocido, en el cual como su nombre indica, su estructura se fundamenta principalmente en el hormigón.

  • image
  • image
  • image
Dentro de la piscina de hormigón, podemos diferenciar principalmente dos sistemas constructivos:

  • Hormigón gunitado o proyectado. Este a su vez se puede diferenciar en gunitado por vía húmeda y gunitado por vía seca. En este caso, no creemos que sea mejor un sistema u otro, siempre que esté bien realizado. Si bien es cierto que posiblemente el uso del sistema de hormigón gunitado por vía húmeda sea menos habitual en verano, dadas las complicaciones añadidas por las altas temperaturas, a la hora de poder ejecutar la piscina correctamente.
  • Hormigón encofrado. Sistema que lleva en el mercado más tiempo de implantación, y por lo general, de más tiempo de ejecución y precio más elevado. El encofrado utilizado como base puede ser de diferentes materiales, tales como ladrillo, madera, metal, pvc, poliestireno expandido, etc.

En ambos sistemas, resulta fundamental definir correctamente la estructura de vaso, su impermeabilización y su revestimiento, los cuales difieren en función de quién vaya a instalar la piscina.

En la actualidad, han surgido nuevos tipos de piscinas, como pueden ser algunas de las llamadas piscinas de arena, en las cuales, en algunos casos, no es necesario levantar una estructura específica, sino que se da forma a la piscina directamente sobre la superficie del terreno y aplicando directamente el hormigón.

En relación a los posibles revestimientos a utilizar, pueden ser varios; gresite, fibra de vidrio, pintura impermeable, piedra, estructuras cerámicas, liner, microcemento…

Al tratarse de un sistema en el que prácticamente toda la piscina se construye in situ, tiene una muy alta dependencia del “piscinero” o profesional que la esté ejecutando, de los materiales que utilice, de las personas que realicen la obra y su profesionalidad.

Dependiendo del tamaño y formas de la piscina, y del sistema constructivo utilizado, la instalación puede oscilar entre aproximadamente un par de semanas hasta varios meses.