Abrisud - Cubiertas para piscinas
Ps Pool
BSV

Importancia de la atención al cliente en el mundo de la piscina

Un aspecto siempre importante en las relaciones entre profesionales o entre profesionales y particulares es el de la atención al cliente, algo de lo que cada vez son más conscientes las empresas del sector.

  • image
  • image

En un mundo tan globalizado como el actual, en el que podemos acceder rápidamente a una amplia oferta de productos y/o servicios, disponible y abierta para todos, así como a cualquier tipo de información, fundamentalmente gracias a internet, poco a poco, el mundo de la piscina se va concienciando de la importancia de la atención al cliente. Y no sólo de cara al usuario final sino también entre los propios profesionales del sector.

La actual crisis económica, obliga a los profesionales a optimizar todas sus virtudes de cara a ser los elegidos, en lugar de su competencia.

Y no solo hablamos de precios competitivos y productos de calidad, sino un servicio y una atención al cliente que nos diferencie positivamente del resto.

En la actualidad, tan importante resulta tener un buen producto, como dar un buen servicio, tanto técnico como personal, a nuestro cliente, ya sea un cliente particular u otro profesional.

Cada vez son más las personas que toman decisiones en base a las personas que les atienden, en algunos casos, incluso valorando este aspecto por encima del propio producto.

La calidad del asesoramiento, la rapidez de respuesta y resolución ante posibles problemas, así como un servicio post-venta de calidad, resultan fundamentales a la hora de "llevarse el gato al agua".

Las capacidades comerciales de quién nos atiende son muy importantes, pero también lo son su capacidad de escuchar y empatizar con su interlocutor, así como ser resolutivo cuando es necesario.

Dentro del mundo de la piscina, al igual que en otros sectores, podemos diferenciar entre atención al cliente particular y al cliente profesional.

Cuando hablamos de cliente particular, nos referimos a ese cliente final que quiere hacerse una piscina, quiere comprar un producto o contratar un servicio de mantenimiento o similar, y que se dirige a un profesional para asesorarse y si le convence, finalmente comprar lo que le interese.

Hablamos de cliente profesional cuando se trata de la relación entre profesionales del sector (constructores, montadores, piscineros, técnicos, etc.) y sus proveedores (fabricantes o distribuidores fundamentalmente).

En ambos casos, no dejamos de hablar de nuestros clientes, y ambos necesitan de la mejor atención, antes, durante y después. Con ello seremos capaces de fidelizar, algo fácil de decir y muy difícil de conseguir, pero fundamental a la hora de conseguir éxito.

Así podemos observar que a muchos les cuesta adaptarse a las nuevas tendencias del mercado, y que a pesar de contar con productos de calidad, no son capaces de transmitirlo correctamente o simplemente no tienen cuidado en la atención que su personal debe dar a sus clientes.

Un gran número de fabricantes y distribuidores del sector, que probablemente hasta la fecha, han podido comercializar y vender sus productos casi por inercia, se están percatando que cada vez es más complicado el proceso y que es necesario poner los 5 sentidos, desde la recepción de un posible contacto, ya sea presencial, o por teléfono, correo electrónico, redes sociales, etc, hasta después de la entrega del producto, e incluso la posterior asistencia que el profesional pudiera necesitar.

Esta es una de las razones por la cual en la actualidad podemos observar el "baile" de proveedores que muchos profesionales van probando, hasta conseguir el que mejor satisfaga sus necesidades.

Teniendo en cuenta que en otros tiempos era muy habitual mantener los mismos clientes sin necesidad de esforzarse mucho en mantenerlos, este cambio resulta especialmente relevante para estos fabricantes y distribuidores.

También los profesionales de la piscina que atienden de forma directa al propietario o usuario de la piscina se están adaptando a esta situación, afanándose no solo en conseguir clientes, sino fundamentalmente fidelizarlos.

Mención aparte merecen las tiendas online, las cuales se encuentran con una competencia feroz en precios, pero que cada vez son más conscientes de la máxima importancia que supone su atención al cliente; rapidez de respuesta ante consultas, rapidez de envío, servicio post-venta.

Todos lo tenemos claro, un cliente satisfecho probablemente recurrirá a nosotros en el futuro. En cambio, un cliente insatisfecho no solo no volverá a recurrir a nosotros, sino que posiblemente no hablará bien de nosotros, con todo lo que eso conlleva.