Abrisud - Cubiertas para piscinas
Ps Pool
BSV

¿El fin del mercado de las piscinas de acero, tal y como lo conocemos?

Hace más de cuatro décadas, se desarrolló en Norteamérica (USA Y Canadá) un nuevo formato de piscinas, las piscinas de acero en kit, las cuales destacaban por su robustez y resistencia, así como un rápido y sencillo proceso de instalación.

  • image

Pasados algunos años, este tipo de piscinas se introduce en el mercado europeo, fundamentalmente a través de Francia y aproximadamente hace dos décadas, la piscina de acero en kit llega al mercado español.

Además de por tratarse de una novedad en el mercado, gracias a su gran resistencia y calidad, este tipo de piscinas se introduce en el mercado dentro de un segmento de gama media-alta.

Inicialmente, aparecen en el mercado español 2 ó 3 fabricantes especializados en este tipo de producto, que aún manteniendo pequeñas diferencias a nivel de presentación del producto y a nivel estructural, tenían como principal característica común, unos altos estándares de calidad. De hecho la percepción del cliente entendido, sobre este tipo de piscinas era bastante positiva, aún tratándose de productos no especialmente baratos en relación a otros productos sustitutivos como podría ser la piscina de fibra o poliéster.

Pasados algunos años, algunos fabricantes se plantean como crear piscinas de este tipo, pero a un coste muy inferior, y basando sus acciones comerciales fundamentalmente en precios sumamente agresivos, con diferencias muy elevadas con la competencia.

Como es de suponer, parte de esa reducción de costes generada en la producción de piscinas de acero en kit, viene directamente afectada por una optimización en los procesos de producción, así como en la negociación del precio de la materia prima. Pero no solo eso ha afectado a los precios finales de las piscinas; las calidades de los materiales se han ido reduciendo cada vez más, y los márgenes de beneficio aplicados por los profesionales se han reducido drásticamente. Igualmente, la calidad del servicio ofrecido por los profesionales de estos productos, por lo general, también ha ido decayendo. De este modo, muchos de los profesionales especializados en este tipo de producto han ido “cayendo” ante la imposibilidad de mantener estos sistemas de trabajo y también, el cliente final han comenzado a tener una percepción de las piscinas de acero, de calidad inferior, incluso en algunos casos, como de piscina básica, cuando en sus orígenes, la percepción era absolutamente contraria.

De todos modos, parte de este proceso, también puede ser achacado a la actual crisis económica, que como es lógico, también afecta al resto de tipos de piscina (piscina de hormigón, piscina de fibra, etc.), los cuales también se han visto afectados por esta actual percepción de calidad inferior sobre sus productos.

Todo esto debe hacer recapacitar a todos los profesionales del sector, y en este caso, a los profesionales de las piscinas de acero en kit, de cara a estructurar de nuevo el mercado y valorizar los productos que se comercializan, como se merece. Si no es así, el mercado difícilmente mejorará y los clientes, cada vez tendrán menos confianza en lo que se les ofrece.